En respuesta a una  denuncia por violencia de género, agentes de la Policía se acercaron a un domicilio en Caseros, partido de Tres de Febrero, y se encontraron con un hallazgo inesperado: en el domicilio había un cohete calibre 89 milímetros “BR 65-GS”, de 1,91 metros de largo, 88,8 milímetros de circunferencia de cabeza y unos 70 milímetros de cuerpo.

El operativo fue realizado de manera conjunta por agentes de la División Contravenciones y Faltas contra el Orden Público de la Policía de la Ciudad y la Policía bonaerense.  

El misil estaría inactivo y se dispararía desde una base mediante control remoto.  

Según trascendió, la casa era propiedad de un exmiembro de la Fuerza Aérea, que estaba usurpada.

Comentarios

Dejá tu comentario