Ocurrió en la madrugada de este jueves cuando los trabajadores dejaron el móvil para ir hasta el baño y al volver encontraron que uno de los vidrios laterales había sido destruido por un piedrazo que quedó en el interior del vehículo. El hecho sucedió en avenida 98 y 59.

Lo llamativo es que no hubo ningún inconveniente previo por parte de los trabajadores con terceros, simplemente el hecho de las roturas que encontraron al regresar, indicó el funcionario.

No hubo heridos, sólo daños materiales al móvil.

Desde ATE emitieron un comunicado solidarizándose con los trabajadores del área y repudiando los hechos.

Comentarios

Dejá tu comentario