A partir de las 10 de la mañana de este lunes comenzó la audiencia preliminar en el juicio por la muerte de la efectivo de policía Belén Corvalán quien falleciera el pasado 27 de diciembre al ser atropellada por un auto en la ruta 86.

Andrés Morales, está acusado de Homicidio Calificado y Homicidio Calificado en grado de tentativa y era quien conducía el Fiesta Max, patente ISM 622, de color champagne que impactó contra el patrullero a la altura del kilómetro 3, cuando intentaba llegar hasta Juárez.

Corvalán, junto a su compañero Sebastían Moreno, conductor del móvil policial, habían comenzado a perseguir a Morales a la altura de la 59 y 26, ya que una denuncia indicaba que una mujer iba pidiendo auxilio a bordo del Fiesta. Luego se supo que era Verónica Susana González. Aparentemente privada de su libertad, sacando su cabeza por la ventanilla del rodado hizo saber su situación a los gritos.

Informada de la situación, la policía montó un operativo cerrojo, dando alcance al Ford Fiesta y, cuando ocurrió esto, el conductor de ese automóvil, haciendo caso omiso a las sirenas y advertencias de los efectivos, hizo una brusca maniobra sobre la ruta impactando de frente contra el móvil policial.

Corvalán tenía solo 27 años y era madre de dos pequeños. Murió en acto.

La familia reclama justicia y pide también que el efectivo Moreno sea claro en su declaración.

Comentarios

Dejá tu comentario