angelito

Ángel Correa fue el abanderado de la goleada 5-1 del Atlético Madrid como visitante sobre el Lokomotiv. Con el gol que abrió el marcador y dos asistencias (una para Fernando Torres y otra cesión a Antoine Griezmann), el atacante argentino desempeñó una enorme actuación y fue la gran figura del encuentro que selló la serie a favor del conjunto colchonero para acceder a los cuartos de final de la Europa League.

A los 16 minutos del primer tiempo, una magnífica jugada individual por parte del ex San Lorenzo seguido de un remate cruzado al ras del piso, los dirigidos por Diego Simeone consiguieron ponerse en ventaja y dejar la clasificación prácticamente definida. Sin embargo, la igualdad que puso Maciej Rybus cuatro minutos más tarde ilusionó a los rusos.

En la segunda mitad, Saúl Iñíguez recibió un pase de Filipe Luis desde la izquierda y con su pie derecho la colocó junto al palo para estirar la diferencia, a los dos minutos.

Con el ingreso de Antoine Griezmann, la delantera del equipo español ganó más dinámica y vértigo; tal es así que al francés lo derribaron dentro del área y el Niño Torres cambió el penal por gol. Esa no sería la única conquista de Torres, ya que una asistencia de Correa lo dejó frente al arquero y marcó su segundo tanto personal.

Pese a eso, Angelito todavía tenía más para dar: recibió de espaldas en la puerta del área, giró con un sombrero al defensor que lo presionaba y le cedió el balón a Griezmann que cerró la goleada con un tiro por encima del arquero.

Comentarios

Dejá tu comentario